La disfunción eréctil es para algunos hombres más que un simple problema de salud sexual, pues constituye un tabú el cual prefieren no abordar. Este padecimiento puede afectar no sólo la vida en pareja, sino la autoestima del individuo mismo, por lo que es de suma importancia atenderlo desde las primeras manifestaciones.

Popularmente se llega a considerar a la disfunción eréctil como parte inevitable del proceso de envejecimiento, lo cual no es necesariamente cierto. Se trata de un padecimiento que cada día se presenta en hombres más jóvenes y puede obedecer a factores externos, como el estrés, hábitos de vida como alcoholismo, tabaquismo y causas psicológicas, y a factores relacionados con la cirugía pélvica o traumatismo, efectos secundarios de medicamentos o en la mayoría de casos a enfermedades cardiacas, vasculares, endocrinas y diabetes, donde nos enfocaremos a detalle a continuación.

¿Qué es la disfunción eréctil? ¿A cuántos hombres afecta?

La disfunción eréctil es la imposibilidad de conseguir o mantener una erección, lo que dificulta tener relaciones sexuales satisfactorias.

De acuerdo con el estudio DENSA sobre la disfunción eréctil en Latinoamérica, y específicamente en Colombia, Ecuador y Venezuela, se estima que más de la mitad de los hombres mayores de 40 años de edad sufren algún grado de alteración con su erección1.

De acuerdo con estudios epidemiológicos recientes de la Organización Mundial de la Salud - OMS, la disfunción eréctil afecta al 2% en hombres menores de 40 años hasta 86% en hombres mayores de 80 años 2, y corresponde a la incapacidad permanente para lograr o mantener una erección durante el tiempo que puede durar una relación sexual satisfactoria2.

La cantidad de hombres afectados aumenta cada año. Un estudio de envejecimiento realizado en Massachussets, Estados Unidos, estima que anualmente se presentan hasta 600.000 casos nuevos de disfunción eréctil adicional a los casos estimados anuales de 10 a 20 millones de hombres con esta situación. Década tras década aumentan los números de casos, un incremento del 8% se estima el aumento durante los 40`s, 19% en los 50`s y 39% en hombres mayores de 603. Esto se debe, en parte, a la concientización sobre este padecimiento, por lo que más y más personas deciden acudir al médico en lugar de aceptar este problema como algo inevitable. Sin embargo, el crecimiento en el número de pacientes, especialmente jóvenes, corre paralelo al incremento en casos diagnosticados con diabetes a nivel mundial.

La diabetes, una causa de la disfunción eréctil

Para entender la incidencia de la diabetes en la disfunción eréctil, es necesario entender esta enfermedad. De acuerdo con el Observatorio de diabetes de Colombia, la diabetes una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.4

Un hombre con diabetes tiene tres veces más posibilidades de experimental disfunción eréctil, además de que puede padecerla entre 10 y 15 años antes que alguien sin ella.5

Recordemos que los niveles altos de glucosa en la sangre dañan los nervios del cuerpo, una vez afectados se pierde la sensibilidad en ciertas partes de éste, a lo anterior se le conoce como Neuropatía diabética. Una vez que la Neuropatía ha afectado los nervios de los genitales, éstos dejan de enviar señales de químicas al cerebro, lo que se traduce en que el pene no responda a la excitación y no logre la erección.

 diabetes.jpg

La prevención puede lograrse controlando adecuadamente los niveles de glucosa y procurando llevar una dieta balanceada, que incluya frutas y vegetales, combinado con hábitos saludables como realizar todas las comidas a la hora indicada, desayunar siempre, tomar agua y hacer ejercicio físico con regularidad. Sin embargo, cuando ya se presenta el problema ¿cómo solucionarlo?

Posibles soluciones para diabéticos

El tratamiento más utilizado para combatir la disfunción eréctil es el farmacológico, que se ha popularizado a nivel global, generando un impacto positivo en la vida de millones de hombres.

Sin embargo, existen otros tratamientos, como los dispositivos al vacío o la cirugía.

Los primeros, también conocidos como DEV, por sus siglas de Dispositivos de erección por vacío, consisten en un cilindro hermético que crea un vacío para que la sangre fluya hacia el pene y se produzca la erección. Una vez que la erección se logra, se coloca una banda constrictora en la base del pene para retener la sangre y mantener la erección. La banda se retira cuando finaliza el coito.

La cirugía, consiste en la implantación de una prótesis dentro de los cuerpos cavernosos del pene. El implante queda totalmente oculto en el interior del organismo, y el paciente debe manipular el implante tanto para lograr la erección como para que el pene vuelva al estado relajado (flácido).

Antes de tomar una decisión sobre qué tratamiento seguir, consulte con su médico general, urólogo, cardiólogo o internista, quien lo orientará el método más apropiado de acuerdo a su historial médico.


Referencias

  1. L.E. Morillo,J. Diaz,E. Estevez Prevalence of erectile dysfunction in Colombia. Ecuador and Venezuela: A population based study (DENSA) Int J Impot Res., 14 (2002), pp. S10-S18 http://dx.doi.org/10.1038/sj.ijir.3900893Medline
  2. http://www.springer.com/cda/content/document/cda_downloaddocument/9781588297471-c2.pdf?SGWID=0-0-45-383697-p173728265
  3. Epidemiology of Erectile Dysfunction. Shift J, Mulhall J. file:///C:/Users/monid/Downloads/9781588294517-c2.pdf
  4. Observatorio de Diabetes de Colombia https://odc.org.co/
  5. www.niddk.nih.gov National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease.

Consulta Gratuita

Chatear con un especialista en línea

Evalue su candidatura para estos tratamientos

© Copyright 2016 - 2018: Beplus (Be+) || Science Marketing SA || Aviso Legal - Terminos y Condiciones