La vecina nación no para de recibir elogios a nivel internacional por su sistema de salud, esta vez los ecuatorianos han recibido el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por cuenta de los  equipos médicos de emergencia con que cuentan.

Precisamente el Ministerio de Salud Pública del país compartió detalles del proceso de certificación, destacando que la comitiva internacional otorgó el nivel 2 en atención de emergencias y desastres al país. El esfuerzo de sus instituciones de gobierno ha dado sus frutos, pues ahora Ecuador se convierte en el sexto país que recibe este tipo de certificados en salud.

El trámite de este certificado internacional identifica y evalúa el estado de los equipos médicos de emergencia (en inglés, EMT) bajos estándares rigurosos y verifica su disponibilidad para dar respuesta a calamidades o siniestros de gran impacto a nivel regional e internacional. Una medida que potencia la respuesta de otros aspectos de la salud como unidades y hospitales móviles.

Esta noticia pone a la ministra de salud, Verónica Espinosa, muy satisfecha pues según ella misma este reconocimiento significa que Ecuador está en la capacidad de reaccionar y ayudar a cualquier país que sufra una emergencia nacional. La ministra recalca que es un orgullo para el país, ya que la OMS está respaldando el trabajo que se hace desde las políticas públicas en salud para velar por el bienestar de los ecuatorianos.

Una maratónica jornada de dos días donde estuvieron diferentes autoridades para analizar la capacidad de los ecuatorianos para reaccionar frente a calamidades internacionales. Delegados de diferentes entidades como la Secretaria Global EMT de la OMS, la Caja Costarricense del Seguro Social, la Organización Internacional Direct Relief y el Seguro Social (Essalud) de Perú tomaron las riendas para examinar y certificar al país. Este anuncio se oficializará en las próximas semanas.

Uno de los factores determinantes para lograr la certificación, fue la excelente calificación de los hospitales móviles 1 y 2, así como también la célula especializada quirúrgica. Precisamente estos equipos cumplen un papel muy importante a nivel de servicios de contingencia para habitantes de ciudades como Guayaquil, Quito y Manabí.

Ejemplar esfuerzo de los gobiernos anteriores en materia de salud traen su recompensa, así lo respalda la OMS pues dice que aplaude a “Ecuador por el objetivo alcanzado, así como por la implementación de la iniciativa EMT y por el compromiso de brindar asistencia humanitaria en salud a poblaciones afectadas por emergencias y desastres”. De paso este anuncio manifiesta que la salud en Ecuador tiene una madurez de calidad en cobertura tal, que puede ofrecer su servicio de emergencias a otros países.

Recordemos que los EMT son responsables de la atención y cuidado clínico de personas afectadas por emergencias que producen terremotos u otro tipo de desastres en cualquier lugar del mundo. Estos son como apéndices de los sistemas locales de salud, para el apoyo en caliente de situaciones de urgencia.

Este anuncio es un ejemplo claro de lo que puede llegar a alcanzar un gobierno, revela que la salud debe enfocarse como un derecho para llevar bienestar a toda la población. Es sin duda una muestra de cómo se debe administrar la economía en pro de garantizar un servició de salud de calidad a los ciudadanos.

 

 

Al parecer no hay nada que envidiarle a las historias de ciencia ficción.La actualidad en salud lleva a pensar esto, gracias a la nueva apuesta que estará al alcance de cientos de personas desprotegidas. Nuestro referente hoy, es un dron al que se le va a encomendar el bienestar de pobladores de Ruanda en África.

La misión de esta nave remota, será distribuir insumos médicos para las regiones más recónditas de Ruanda. Exactamente se trasladaron bolsas de sangre y tratamientos contra la rabia. Este logro mancomunado es fruto del acuerdo entre diversos sectores como la Alianza para las Vacunas (GAVI), la empresa de correo UPS y la empresa de robótica estadounidense Zipline.

Bien cabe mencionar las características geográficas de este país, que cuenta con regiones montañosas y lugares de muy difícil acceso. A raíz de esta difícil situación los hospitales pueden ser abastecidos tan solo dos veces por año.

Esta nueva tecnología en salud tiene capacidad para transportar hasta un kilo y medio de peso, al igual podrá realizar 150 viajes de abastecimiento al día. Esta singular estrategia marca la tendencia del uso de tecnologías en el campo de la salud, pues otros inventos y nuevas aplicaciones aterrizan en el cuidado de las personas con tratamientos y estudios diagnósticos sin la necesidad de acudir a un centro médico. Es sin duda una gran noticia para aquellos que debían valerse de malabares para acceder a un servicio de salud.

Construyendo el camino  

Iniciar este nuevo reto implica marcar unos pasos clave para que el impacto en la comunidad sea efectivo, para que los tratamientos sean aprovechados en su totalidad. En primera instancia el nuevo mensajero tendrá la misión de llevar bolsas de sangre a 21 centros sanitarios, ubicados al oriente de Ruanda. Estas reservas de sangre brindarán una solución al problema de muchas madres en el país, pues gran parte de ellas sufren de hemorragias durante el parto y posparto.  

Y es que según los registros de la OMS, la mitad de muertes maternas en el mundo ocurren en el continente africano. Es así como iniciativas médicas, de la mano de la tecnología, se toman el mundo en busca de mejorar el bienestar y la salud de poblaciones vulnerables.

Este dron no se remite a una sola misión en Ruanda, pues según los planes este nuevo mensajero transportará vacunas contra la rabia. Esta enfermedad tiene a 15 millones de personas en el mundo con varios problemas, pues no contar con una vacuna para la misma, implica desafiar la muerte en la mayoría de los casos. Recordemos que el éxito de la vacuna depende de la rapidez con que aplique.

Para coordinar el uso de este nuevo dron, los pobladores tendrán que reportar a través del teléfono celular una infección  por mordedura. Este reporte será recepcionado por el Ministerio de Salud de Ruanda, quien en última instancia se encargará de centrar la información y gestionar el envío.

Esta magnífica noticia podría no quedar ahí, pues si se redondea una buena experiencia con buenos resultados se implementarán tratamientos contra la malaria, el sida y la tuberculosis. La tecnología en salud está abriendo un nuevo camino que facilita el acceso a tratamientos y consultas médicas, es sin duda la esperanza para que la salud sea un derecho y la población goce de este beneficio.

La enfermedades son una de las principales causas de defunción en el mundo, problemas asociados a fallas cardiovasculares, el cáncer, el VIH son sinónimo de muerte en gran parte del planeta. Para colmo una investigación alerta por un nuevo problema de salud, de cara al futuro, que cobraría la vida de 10 millones de personas al año en el 2050.

El motivo de la alerta tiene que ver con unos huéspedes microscópicos, como los son las bacterias. Así lo divulgó un informe de un economista británico llamado Jim O’Neill y a partir de este terrible panorama, iniciativas de diversos países trabajan en proyectos para prevenir este inminente panorama que le deviene a la población.

Una de estas iniciativas, protagonizada por la alianza entre la Marina de Estados Unidos y el Perú, trabaja para elaborar tratamientos que le ganen la batalla a estos organismos microscópicos que afectan el buen funcionamiento de nuestros órganos, exponiéndose a la muerte inminente. Para el 2050 estas bacterias desarrollarán defensas que las hará difícil de tratar, por ello la urgencia de crear nuevos fármacos que neutralizan esta amenaza futura y doten de fuerza la prevención mediante nuevas vacunas.

En 1983 empezó esta historia entre la Marina y el gobierno peruano, precisamente con una unidad enfocada en la investigación de enfermedades infecciosas, llamada Namru-6. La iniciativa está desarrollando ahora mismo las bases para concebir una vacuna para enfrentar la cepa de la malaria “P vivax”, la más temerosa en Sudamérica.

Pues bien, el vicealmirante Forrest Faison, cirujano general de la Marina de EE.UU, resalta la importancia de la investigación, señalando que “Perú tendrá un enorme impacto global una vez que la vacuna esté terminada”. De los cinco tipos de parasito en malaria existentes, tres han mostrado ser inmunes, resistiéndose a los esquemas de tratamiento que se tienen disponibles.

Estas variaciones de parásitos se llaman: ‘P. falciparum’, ‘P. vivax’ y ‘P. malariae’, dejando a muchas personas sin respuestas efectivas para controlar esta enfermedad.

Hasta ahora las investigaciones se han centrado en el análisis del mosquito en condiciones controladas. Denominado “Anopheles darlingi’, este espécimen  es el responsable de transmitir la malaria a los humanos. Pero investigadores de la Namru-6 ya han encontrado un camino para desarrollar una solución a este problema de salud.

Los análisis han permitido detectar 12 antígenos, esto significa que han identificado moléculas que ayudan a generar una reacción para que las células activan su capacidad inmunitaria en un organismo, esto es paso importante en el curso de desarrollo de una vacuna. La idea es terminar su composición para así iniciar la fase de comercialización.

Asimismo esta investigación trabaja en paralelo con unos roedores que tienen hígados similares al humano, con el propósito de seguirle el rastro muy de cerca a las fases de esta enfermedad y su desarrollo. Al igual están trabajando desde otro frente con el fin de que un virus, hallado en lugares recónditos de la selva peruana, pueda neutralizar las bacterias sin necesidad de fármacos.

Queda esperar por el desenlace de esta investigación para la salud, pues estas iniciativas permiten hallar alternativas para salvar miles de vidas. Es una causa justa para evitar los 700 mil decesos anuales que se registran por cuenta de la resistencia de las bacterias a los fármacos actuales.

 

La aparición de una enfermedad implica saber que no estamos sanos, un racionamiento que de lejos parece ser muy obvio en el campo de la salud. Sin embargo asoma una realidad extrañamente diferente desde la región oriental de Panamá, lugar en donde se asientan nativos indígenas que conciben la realidad y existencia propia según su cosmovisión ancestral.

La malaria es una enfermedad generada por la picada de mosquitos y tiene el poder de neutralizar nuestro bienestar, a tal punto de provocar molestos síntomas como fiebre, escalofríos, sudoración nocturna y diarrea. Todo un arsenal dispuesto a merced de la malaria para atacar partes vitales de nuestro cuerpo.

Pues bien, para la malaria está dispuesto todo un esquema de diagnósticos, tratamientos y controles que permiten superar la enfermedad.  A pesar de ello los profesionales de la salud se están llevando una gran sorpresa con nativos panameños, pues para ellos la malaria tiene un fundamento espiritual, cósmico y religioso. Por ello urge abordar estos casos desde un enfoque diferencial que se ajuste a la cosmovisión de esta población para así incrementar la efectividad del servicio médico.

Es precisamente el llamado que hace el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud. La entidad estuvo en la Comarca Guna de Madungandi en Panamá, haciendo una investigación multidisciplinaria para identificar los frentes que deben tener en cuenta los profesionales de la salud al momento de prestar la atención médica por cuenta de la malaria.

Esta región panameña, muy cercana a Colombia, la habitan 4.271 personas y la cifras en los últimos cinco años marcan un promedio anual de 292 casos por malaria en esta comunidad indígena.

Y es que las diferencias saltan a la vista, pues para la comunidad de los Gunas tratar la malaria supone un ritual especial que lidera la autoridad médica, una especie de médico llamado Absogedis. Esta persona se le revela sucesos a través de sueños, tras ello convoca a la comunidad para fumar una pipa. Mientras se aguarda por una respuesta, la comunidad prohíbe tanto la entrada como la salida de cualquier persona durante 3 ó 5 días.

Pero el asombro no para acá, porque a esta especie de médicos ancestrales hay que sumarle otros actores que intervienen en la lucha contra la malaria. La comunidad también cuenta con siete especialistas en botánica y según ellos, las enfermedades se pueden controlar a partir de espíritus protectores y la palabra del Nele, un médico tradicional.

El corto circuito con la comunidad indígena radica, según el estudio, en la falta de coordinación con sus autoridades de la medicina ancestral. Pues al no verse involucrados, la comunidad desiste y rechaza el tratamiento convencional.

Registros oficiales indican que en Panamá la malaria está presente más que todo en zonas rurales y que del total de casos que se atienden por esta enfermedad en todo el país, el 85% corresponde a estas comunidades.

Finalmente la integrante del proyecto Flor María Morantes, Antropóloga de la Universidad de los Andes, recalca la importancia de tener en cuenta la cosmovisión de estos pueblos en la forma como interpretan  la enfermedad, para así establecer sintonía con  los métodos convencionales que combaten este problema de salud.

 

 

Cuando amenazan los problemas de salud sobre una población en medio quedan los más vulnerables. Los protagonistas de esta entrega son los niños y una enfermedad que se está escapando a los tratamientos y soluciones para cientos de infantes que sufren en carne propia este terrible diagnóstico en Perú.

Uno de los detalles que más preocupan tiene que ver con la cantidad de niños que están quedando por fuera de los tratamientos para vencer la leucemia, exponiendo su bienestar. Los reportes oficiales indican que la tercera parte de los pequeños con esta enfermedad no reciben el tratamiento que ordena los cánones de la medicina.

Pero se asoma uno de los obstáculos que están poniendo en jaque la salud de esta población menor. Vivir con la Leucemia implica encarar y enfrentar una cantidad de estigmas que se han creado alrededor del camino que debe recorrer un paciente para mitigar los efectos de la enfermedad.

La realidad de esta temible patología invade de preocupaciones a las madres de los retoños, pues en la mayoría de casos los enfermos de leucemia deben cruzar un camino lleno de altibajos, pues la salud se ve comprometida con la aparición de síntomas que debilitan gravemente sus funciones.

Dolor incesante, quimioterapia y un trasplante de médula, tres escalas fatídicas que viven los niños con Leucemia. Estos tratamientos son largos pero seguros y si se cumplen en totalidad, según el avance de la enfermedad, hay total garantía de superar la patología y devolverles la sonrisa a los pequeños.

A la situación anterior hay que sumar los contratiempos que sufren las madres por cuenta de la falta de especialistas médicos, pues deben aguardar un mes para poder recibir la atención médica.

Según testimonios de pacientes en regiones de Perú, el sistema de salud está en deuda con la asignatura de la prevención. Voces confirman que existe muy poca información sobre la enfermedad, lo que da paso a muchos prejuicios por parte de las familias y de la comunidad en general.

Una de las madres que lucha por la salud de su hijo explica que estos vacios dan espacio para que las personas, sin quererlo, afecten el estado de ánimo de un niño. Pues Lilian Piscoya dice que por cuenta de una máscara que tiene su hijo, muchas personas pedían no tenerlo a su lado por miedo a ser alcanzados por un virus. Finalmente la madre recuerda que su hijo debe usar estos objetos debido a que la enfermedad socaba los niveles de defensa del cuerpo.

El llamado es para los padres, para que estén con las pilas bien puestas y no permitan dejarse confundir con los síntomas de la Leucemia, su hijo debe crecer saludable. ¿A qué va esto? La leucemia, que es cáncer en la sangre, aparece con síntomas que pueden confundir en la mayoría de casos. Esto se debe a que incluye afecciones comunes como la fiebre, dolor en las articulaciones y falta de apetito, señales que pueden hacer confundir hasta a un especialista.

La misión de los padres es la de ser muy meticulosos con los detalles de estos síntomas, pues si son persistentes en el tiempo se debe acudir a los profesionales de la salud para descartar o confirmar una simple gripa o lo que nadie espera, la leucemia.

_____________________________________________________________________

 

 

Suscribir

registro

foro

© Copyright 2016 - 2018: Beplus (Be+) || Science Marketing SA || Aviso Legal - Terminos y Condiciones