Loading.....

Author: Sandra Nayiber

La neumonía en el postoperatorio es la principal complicación en cualquier tipo de cirugía (1) siendo de vital importancia su prevención en el cuidado del paciente pos operado dado que se trata de una entidad potencialmente mortal.

Es innegable que buena parte de las estrategias de bienestar y salud de los pacientes en el siglo XXI pasan por procedimientos invasivos; bien sea con fines estéticos o para corregir distintos tipos de enfermedades por lo que en la actualidad millones de personas pasan por el quirófano cada año, la mayoría con resultados satisfactorios aunque una buena parte experimenta complicaciones de la cirugía como la neumonía.

Pero… ¿Qué es la neumonía exactamente?

La neumonía (también llamada pulmonía) no es más que la inflamación de los tejidos internos del pulmón (2), la mayoría de las veces debido a la presencia de una infección que puede ser de origen viral o bacteriano.

En general las neumonías se dividen en dos tipos, aquellas adquiridas en la comunidad; es decir, no relacionadas con el entorno hospitalario; y aquellas adquiridas en los centros de salud, también conocidas como neumonía nosocomial.

Ahora bien, es importante destacar que el hecho de que una neumonía sea adquirida en el entorno hospitalario no implica necesariamente que se deba a problemas de contaminación en las áreas del nosocomio o a alguna falla en el tratamiento del paciente; simplemente se trata de una infección con características muy particulares por el entorno donde se adquiere.

En todas partes hay bacterias; paredes, pisos, aire, los lápices con los que escribimos, los cubiertos con los que comemos; virtualmente estamos rodeados de bacterias y a esto no escapa el medio ambiente de los centros dedicados al cuidado de la salud; el problema es que debido al ambiente donde habitan estas bacterias son particularmente agresivas haciendo por tanto que la neumonía nosocomial sea más peligrosa y también más difícil de tatar.

 

¿Quiere esto decir que después de operada una persona tiene más riesgo de sufrir neumonía?

Si se toman en cuenta las estadísticas se puede decir que SI, ya que entre 18 y 20% de los pacientes operados desarrollan neumonía (3); sin embargo esto no se trata de un SI categórico ya que existen una serie de factores de riesgo que aumentan o disminuyen dicho riesgo.

Así pues, en los extremos de la vida (pacientes muy jóvenes o muy mayores) el riesgo de neumonía asociada a procedimientos para el cuidado de la salud es mayor, lo mismo que la magnitud del procedimiento; mientras más extenso más peligro de desarrollar neumonía.

Ahora bien, aunque el riesgo está presente, también existen formas de minimizarlo y en ello la primera línea de defensa es el apoyo de la familia dado que son quienes pasan más tiempo con el enfermo una vez que este sale de la sala de cirugía.

Según los expertos, se deben usar menos antibióticos (4) y enfocarse más en las estrategias de cuidado de la salud más conservadoras (y efectivas) como la movilización precoz del paciente, la percusión torácica, incentivar al paciente a caminar y salir de la cama y otra serie de medidas que sería largo enunciar pero

que comparten un denominador común: el apoyo de la familia para el cuidado del enfermo.

El objetivo de estas medidas es evitar que la infección se instale tratándola antes de que aparezca. Si se alcanza esta meta no es necesario usar antibióticos lo cual favorece tanto la recuperación del paciente como la disminución de los índices de resistencia bacteriana, una de las mayores amenazas para la salud que experimenta la humanidad en el siglo XXI y que se deriva casi exclusivamente del uso extensivo de los antibióticos, bien sea para tratar problemas que podrían prevenirse (como el caso de la neumonía nosocomial) o por la automedicación, usándose antibióticos cuando no está indicado.

En conclusión podemos decir que el riesgo de neumonía en el postoperatorio es una amenaza real y mortal que debe ser tomada en cuenta; por fortuna hay muchas herramientas para prevenir esta condición y en todas las cuales se pueden resumir en:

  • Movilización precoz (salir de la cama lo antes posible)
  • Percusión torácica a intervalos regulares
  • Inspiraciones incentivas (fisioterapia respiratoria) empleando el sistema Three Ball
  • Caminar; al hacerlo los pulmones trabajan mejor y se evita la acumulación de líquidos y  secreciones que posteriormente podrían infectarse dando lugar a una neumonía.

Con una guía adecuada por parte del personal sanitario, una caracterización de riesgo correcta y la instauración pronta y efectiva de medidas preventivas antes señaladas la tasa de neumonías asociadas a procedimientos para el cuidado de la salud disminuye dramáticamente5 de manera que si usted o un familiar tiene un procedimiento quirúrgico programado pronto lo mejor es no preocuparse, en lugar de ello consulte con su médico sobre las medidas a tomar antes y después de la cirugía para evitar cualquier tipo de complicación, incluida la neumonía.



  1. Windsor, J. A., & Hill, G. L. (1988). Risk factors for postoperative pneumonia. The importance of protein depletion. Annals of surgery, 208(2), 209.
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Neumon%C3%ADa
  3. Windsor, J. A., & Hill, G. L. (1988). Risk factors for postoperative pneumonia. The importance of protein depletion. Annals of surgery, 208(2), 209.
  4. http://www.agenciasinc.es/Noticias/Menos-antibioticos-para-tratar-la-neumonia-intrahospitalaria
  5. Tablan, O. C., Anderson, L. J., Arden, N. H., Breiman, R. P., Butler, J. C., McNeil, M. M., & Hospital Infection Control Practices Advisory Committee. (1994). Guideline for prevention of nosocomial pneumonia. Infection Control & Hospital Epidemiology, 15(9), 588-627.
 

Suscribir

registro

foro

© Copyright 2016 - 2018: Beplus (Be+) || Science Marketing SA || Aviso Legal - Terminos y Condiciones