Loading.....

Las diez cosas que necesitas saber

“Durante 6 años he tenido una menstruaciones irregulares, con ciclos imposible de predecir y un severo acné que no mejora con nada. Decidí consultar al médico y luego  de una serie de exámenes mi ginecólogo me diagnosticó síndrome del ovario poliquístico. Lo primero que me pregunté fue: si tengo síndrome del ovario poliquístico, ¿puedo quedar embarazada?” Pregunta de una de nuestras usurarias en Beplus+

Ciertamente podemos decirte que sí, que es posible que  quedes embarazada y tengas un bebé, aunque pueda ser un poco más complicado que si tienes un ciclo regular.

1. ¿Qué es el Síndrome del Ovario poliquístico o SOP?

SOP también conocido como  Síndrome de Stein-Leventhal o Anovulación crónica hiperandrogénica  afecta aproximadamente a entre un cinco y un diez por ciento de las mujeres en edad fértil, lo que lo hace la causa de infertilidad más común en la mujer.

SOP es un  síndrome metabólico y endocrino con una constelación de síntomas que pueden producir cuadros desde leves y asintomáticos hasta formas graves con infertilidad y exceso de vello en la cara, el pecho, el abdomen o los muslos.

El SOP se asocia a anovulación y amenorrea (falta de menstruación o reglas), obesidad, secreción elevada de andrógenos u hormonas masculinas e identificación en la ecografía de ovarios poliquísticos o multifoliculares.

El síntoma más habitual del SOP es una menstruación irregular, anormal, muy ligera o poco frecuente. Cuando los ovarios fabrican cantidades de andrógenos más elevadas de lo normal, esto puede interferir en el desarrollo y liberación del óvulo lo que lleva a la formación de quistes en el ovario.

2. ¿Cuál es la causa de SOP?

Los médicos no están seguros de la causa exacta del SOP, sin embargo  la explicación más aceptada es una mezcla de factores genéticos y medio ambientales. Además las mujeres con sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer SOP

3. ¿Cuál es la relación entre fertilidad y SOP?

El SOP es una entidad compleja que engloba alteraciones endocrinas y metabólicas y que habitualmente se presenta en las mujeres con menstruaciones irregulares y alteraciones en la ovulación, lo que reduce su fertilidad.

https://images.unsplash.com/photo-1505334559002-c2103a3e106b?ixlib=rb-0.3.5&ixid=eyJhcHBfaWQiOjEyMDd9&s=1ce029c6bc823df17f1dcbe8db0ccf75&dpr=1&auto=format&fit=crop&w=1000&q=80&cs=tinysrgb

4. ¿Cuáles son los síntomas de SOP?

El síntoma más común es tener los ciclos menstruales irregulares.  También pueden ocurrir cambios en la cantidad de flujo menstrual (muy ligero o muy abundante). Los niveles de andrógeno elevados pueden conducir a acné, a un excesivo crecimiento del vello en cara y cuerpo, o a una calvicie de tipo masculina en el cuero cabelludo.

Además, 1 de cada 2 mujeres con SOP desarrollan diabetes tipo 2 antes de cumplir los 40 años y mayor tendencia a la obesidad.

5. ¿Es lo mismo síndrome del ovario poliquístico y ovarios poliquísticos?

Es importante recalcar que no es lo mismo tener quistes en los ovarios que síndrome del ovario poliquístico. Los ovarios poliquísticos son un diagnóstico ecográfico que puede o no acompañarse de sintomatología, mientras que para considerar SOP deben estar presentes, como mínimo, dos de los siguientes síntomas:

  • Anovulación u oligoovulación.
  • Signos clínicos o bioquímicos de hiperandrogenismo, tales como hirsutismo, acné, testosterona libre alta.
  • Detección de más de doce folículos en, al menos, uno de los ovarios.

En cambio, las mujeres con ovarios poliquísticos o multifoliculares tienen ecográficamente muchos folículos en los ovarios, pero no sufren trastornos hormonales asociados a los dos primeros puntos.

6. ¿Cuál es el tratamiento para el SOP?

Las opciones de tratamiento para mujeres que desean quedar en embarazo son:

Bajar de peso: En caso de estar en sobrepeso u obesidad, perder peso puede ayudar a mejorar la ovulación.

Medicamentos para la fertilidad

Su médico podría considerar algunos medicamentos como:

  • Citrato de clomifeno. Sirve para estimular la ovulación y alrededor del 80 por ciento de las mujeres inician  la ovulación en los primeros uno a tres meses luego de empezar el tratamiento. De esas mujeres, entre un 30 a 40 por ciento quedan embarazadas para el tercer ciclo del tratamiento.
  • Letrozole. Al igual que el Clomifeno sirve para fomentar la ovulación.
  • Metformina. Funciona como un medicamento sensibilizador de la insulina que también favorece la ovulación. Se puede tomar en combinación con Clomifeno o Letrozole o solo.
  • Gonadotropinas. Es un medicamento inyectable que estimula la ovulación y el desarrollo de múltiples óvulos. Cerca del 60 por ciento de las mujeres que usan gonadotropinas quedan embarazadas.

Si tu cuerpo no responde a los tratamientos, o si decides no usarlos, existe la opción quirúrgica que puede disminuir el nivel de hormonas masculinas y ayudarte con la ovulación. En caso de nada de lo anterior funcione, tu médico podría sugerir fertilización in vitro (FIV).

7.¿Es posible quedar embarazada con SOP?

Para las mujeres con SOP no se produce la ovulación regular por lo cual quedar embarazada puede ser más dificultoso. Los tratamientos para el síndrome del ovario poliquístico dependen del tipo de síntomas y la intensidad de estos. Además al momento de elegir la terapia óptima su médico o ginecólogo debe tener en cuenta si usted desea quedar en embarazo o no, los  síntomas de hiperandrogenismo y su gravedad y la irregularidad menstrual.

Si se busca embarazo, pueden ser necesarios cambios en el estilo de vida, tratamientos farmacológicos o técnicas de reproducción asistida.

C:\Users\felipe\Downloads\danielle-macinnes-22130-unsplash.jpg

8.¿Qué son las técnicas de estimulación ovárica y fecundación in vitro?

La técnica de reproducción asistida que elija su médico depende de la historia clínica de la pareja y los resultados del estudio de fertilidad. Al igual de la severidad de los síntomas del SOP.

La estimulación ovárica e inducción de la ovulación es un procedimiento médico que induce una ovulación múltiple mediante medicaciones hormonales. Después de la inducción de la ovulación se puede llevar a cabo técnicas de reproducción asistida, ya sea por inseminación artificial o in vitro. El porcentaje de embarazo oscila entre el 15% y el 25% por ciclo de tratamiento y aproximadamente en un 15% de los casos las mujeres que siguen este tratamiento tienen gemelos.

La fertilización in vitro o FIV (IVF por sus siglas en inglés) es un tratamiento de fertilidad mediante el cual en un laboratorio se lleva a cabo la combinación de los óvulos y el esperma. Alrededor de 1.5 por ciento de los bebés que nacen en los Estados Unidos son concebidos mediante alguna técnica de reproducción asistida.

La FIV es el principal tratamiento para la esterilidad cuando otros métodos de reproducción asistida no han tenido éxito y las posibilidades de éxito varían mucho dependiendo de la edad de la mujer y de los ovocitos que se utilizan.

9. ¿Cómo el SOP afecta un embarazo?

En un estudio reciente realizado por investigadores suecos del Instituto Karolinska las mujeres con síndrome del ovario poliquístico no sólo tienen problemas para quedar embarazadas, además pueden tener más complicaciones durante su embarazo.

Las mujeres con SOP tienen el doble de probabilidades que las mujeres sin la condición de dar a luz prematuramente a su bebé. También tienen un mayor riesgo de aborto espontáneo, hipertensión arterial y diabetes gestacional.

10. ¿Qué se puede hacer para prevenir el SOP?

El síndrome del Ovario Poliquístico no puede ser prevenido. Sin embargo, la detección temprana y tratamiento oportuno pueden evitar complicaciones a largo plazo.

Recuerda llevar una alimentación equilibrada e intentar bajar de peso, ya que hay estudios que corroboran que bajar de peso (entre un 5 y 10 % para mujeres con sobrepeso y obesidad) ayuda a aliviar el resto de problemas.

Conclusión

El síndrome de ovario poliquístico es la principal causa de infertilidad en las mujeres. A pesar de que puede hacer más difícil concebir, ciertos medicamentos y los cambios en el estilo de vida, especialmente disminuir peso, pueden aumentar la fertilidad y evitar complicaciones.

Si te gustó este artículo, danos un me gusta y comparte en redes sociales.

No te pierdas nuestros artículos sobre salud y bienestar en la mujer:

 

 

Referencias

  1. Nandi A, Chen Z, Patel R, Poretsky L. Polycystic ovary syndrome. Endocrinol Metab Clin North Am. 2014 Mar;43(1):123-47. doi: 10.1016/j.ecl.2013.10.003. Review.
  2. Terán Dávila J, Teppa-Garrán AD. [Polycystic ovary syndrome of extra-ovarian origin. Review]. Invest Clin. 2001 Mar;42(1):51-78. Review. Spanish.
  3. McCartney CR, Marshall JC. Polycystic Ovary Syndrome. The New England journal of medicine. 2016;375(1):54-64. doi:10.1056/NEJMcp1514916.
  4. ACOG Committee on Practice Bulletins--Gynecology. ACOG Practice Bulletin No. 108: Polycystic ovary syndrome. Obstet Gynecol. 2009 Oct;114(4):936-49. doi:10.1097/AOG.0b013e3181bd12cb
  5. Bellver J, Rodríguez-Tabernero L, Robles A, Muñoz E, Martínez F, Landeras J, García-Velasco J, Fontes J, Álvarez M, Álvarez C, Acevedo B; Group of interest in Reproductive Endocrinology (GIER) of the Spanish Fertility Society (SEF). Polycystic ovary syndrome throughout a woman's life. J Assist Reprod Genet. 2018  Jan;35(1):25-39. doi: 10.1007/s10815-017-1047-7.
  6. Roos N, Kieler H, Sahlin L, Ekman-Ordeberg G, Falconer H, Stephansson O. Risk of adverse pregnancy outcomes in women with polycystic ovary syndrome: population based cohort study. BMJ. 2011 Oct 13;343:d6309. doi: 10.1136/bmj.d6309.

La neumonía en el postoperatorio es la principal complicación en cualquier tipo de cirugía (1) siendo de vital importancia su prevención en el cuidado del paciente pos operado dado que se trata de una entidad potencialmente mortal.

Es innegable que buena parte de las estrategias de bienestar y salud de los pacientes en el siglo XXI pasan por procedimientos invasivos; bien sea con fines estéticos o para corregir distintos tipos de enfermedades por lo que en la actualidad millones de personas pasan por el quirófano cada año, la mayoría con resultados satisfactorios aunque una buena parte experimenta complicaciones de la cirugía como la neumonía.

Pero… ¿Qué es la neumonía exactamente?

La neumonía (también llamada pulmonía) no es más que la inflamación de los tejidos internos del pulmón (2), la mayoría de las veces debido a la presencia de una infección que puede ser de origen viral o bacteriano.

En general las neumonías se dividen en dos tipos, aquellas adquiridas en la comunidad; es decir, no relacionadas con el entorno hospitalario; y aquellas adquiridas en los centros de salud, también conocidas como neumonía nosocomial.

Ahora bien, es importante destacar que el hecho de que una neumonía sea adquirida en el entorno hospitalario no implica necesariamente que se deba a problemas de contaminación en las áreas del nosocomio o a alguna falla en el tratamiento del paciente; simplemente se trata de una infección con características muy particulares por el entorno donde se adquiere.

En todas partes hay bacterias; paredes, pisos, aire, los lápices con los que escribimos, los cubiertos con los que comemos; virtualmente estamos rodeados de bacterias y a esto no escapa el medio ambiente de los centros dedicados al cuidado de la salud; el problema es que debido al ambiente donde habitan estas bacterias son particularmente agresivas haciendo por tanto que la neumonía nosocomial sea más peligrosa y también más difícil de tatar.

 

¿Quiere esto decir que después de operada una persona tiene más riesgo de sufrir neumonía?

Si se toman en cuenta las estadísticas se puede decir que SI, ya que entre 18 y 20% de los pacientes operados desarrollan neumonía (3); sin embargo esto no se trata de un SI categórico ya que existen una serie de factores de riesgo que aumentan o disminuyen dicho riesgo.

Así pues, en los extremos de la vida (pacientes muy jóvenes o muy mayores) el riesgo de neumonía asociada a procedimientos para el cuidado de la salud es mayor, lo mismo que la magnitud del procedimiento; mientras más extenso más peligro de desarrollar neumonía.

Ahora bien, aunque el riesgo está presente, también existen formas de minimizarlo y en ello la primera línea de defensa es el apoyo de la familia dado que son quienes pasan más tiempo con el enfermo una vez que este sale de la sala de cirugía.

Según los expertos, se deben usar menos antibióticos (4) y enfocarse más en las estrategias de cuidado de la salud más conservadoras (y efectivas) como la movilización precoz del paciente, la percusión torácica, incentivar al paciente a caminar y salir de la cama y otra serie de medidas que sería largo enunciar pero

que comparten un denominador común: el apoyo de la familia para el cuidado del enfermo.

El objetivo de estas medidas es evitar que la infección se instale tratándola antes de que aparezca. Si se alcanza esta meta no es necesario usar antibióticos lo cual favorece tanto la recuperación del paciente como la disminución de los índices de resistencia bacteriana, una de las mayores amenazas para la salud que experimenta la humanidad en el siglo XXI y que se deriva casi exclusivamente del uso extensivo de los antibióticos, bien sea para tratar problemas que podrían prevenirse (como el caso de la neumonía nosocomial) o por la automedicación, usándose antibióticos cuando no está indicado.

En conclusión podemos decir que el riesgo de neumonía en el postoperatorio es una amenaza real y mortal que debe ser tomada en cuenta; por fortuna hay muchas herramientas para prevenir esta condición y en todas las cuales se pueden resumir en:

  • Movilización precoz (salir de la cama lo antes posible)
  • Percusión torácica a intervalos regulares
  • Inspiraciones incentivas (fisioterapia respiratoria) empleando el sistema Three Ball
  • Caminar; al hacerlo los pulmones trabajan mejor y se evita la acumulación de líquidos y  secreciones que posteriormente podrían infectarse dando lugar a una neumonía.

Con una guía adecuada por parte del personal sanitario, una caracterización de riesgo correcta y la instauración pronta y efectiva de medidas preventivas antes señaladas la tasa de neumonías asociadas a procedimientos para el cuidado de la salud disminuye dramáticamente5 de manera que si usted o un familiar tiene un procedimiento quirúrgico programado pronto lo mejor es no preocuparse, en lugar de ello consulte con su médico sobre las medidas a tomar antes y después de la cirugía para evitar cualquier tipo de complicación, incluida la neumonía.



  1. Windsor, J. A., & Hill, G. L. (1988). Risk factors for postoperative pneumonia. The importance of protein depletion. Annals of surgery, 208(2), 209.
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Neumon%C3%ADa
  3. Windsor, J. A., & Hill, G. L. (1988). Risk factors for postoperative pneumonia. The importance of protein depletion. Annals of surgery, 208(2), 209.
  4. http://www.agenciasinc.es/Noticias/Menos-antibioticos-para-tratar-la-neumonia-intrahospitalaria
  5. Tablan, O. C., Anderson, L. J., Arden, N. H., Breiman, R. P., Butler, J. C., McNeil, M. M., & Hospital Infection Control Practices Advisory Committee. (1994). Guideline for prevention of nosocomial pneumonia. Infection Control & Hospital Epidemiology, 15(9), 588-627.

De acuerdo al Consejo Colombiano de Seguridad hay cerca de 20 millones de personas que  conforman la población económicamente activa,  de estos solamente 9 millones están cubiertos por la seguridad laboral y social,  los otros 11 millones pertenecen al sector informal,  sin ningún tipo de capacitación ni educación, trabajadores expuestos a los riesgos propios de su actividad.

Según cifras de la Organización Internacional del Trabajo se estima que 317 millones de personas son víctimas de accidentes de trabajo y más de 2.3 millones de personas mueren anualmente por accidentes o enfermedades laborales, lo que equivale a decir que cada 15 segundos una persona fallece en su sitio de trabajo o 6.300 ocurren por día.

El costo de esta adversidad es enorme

Se calcula que la carga económica que asumen los países en el mundo a causa de la accidentalidad laboral es alrededor del 3.94% del Producto Interno Bruto  cada año.

https://images.unsplash.com/photo-1507144159582-ee8a88b0ce07?dpr=1&auto=format&fit=crop&w=1000&q=80&cs=tinysrgb

En Colombia Minas y Canteras es la actividad económica con más alto riesgo laboral, debido a que tiene tasas de muerte más altas y cifras de ilegalidad cercanas al 66% y es que para el 2017 hubo 94 Emergencias y 106 Fatalidades de acuerdo a la Agencia Nacional de Minería.

Más del 60% de los accidentes en la minería ocurre en las de carbón y 32% están causadas por derrumbes.

Estas cifras son abrumadoras y desalentadores, debido a que reflejan una serie de vulnerabilidades sociales, económicas y laborales inherentes a poblaciones con menos oportunidades de acceso a empleo digno y seguro.

C:\Users\felipe\Downloads\pexels-photo-585418.jpeg

La relación entre condiciones laborales no seguras con la pobreza es estrecha, pues junto a otros factores, es causante y consecuencia de la misma. En el sector minero, la minería artesanal y de pequeña escala, es realizada en contextos rurales donde la pobreza, la informalidad y la falta de oportunidades son comunes. Sin duda, la relación entre pobreza y la falta de oportunidades hace que el trabajo informal y poco seguro sea una opción de ingresos para muchas familias en situación de vulnerabilidad, generando mayor riesgo de incapacidad y mortalidad entre los mineros colombianos y contribuyendo así a reproducir el círculo vicioso de la pobreza. La pequeña minería genera al menos 25.000 empleos directos en Colombia y por ende, es una gran oportunidad de desarrollo económico y social en las zonas más vulnerables del país.

La segunda cenicienta de esta historia son los riesgos psicosociales y el estrés laboral, ellos también representan un motivo de preocupación para la salud de los trabajadores colombianos. De acuerdo a las encuestas nacionales de condiciones de salud y trabajo en Colombia publicadas por el Ministerio del Trabajo en el 2016,  2 de cada 3 trabajadores están expuestos a factores psicosociales adversos durante la jornada laboral, y  entre un 20% y un 33% de los trabajadores revelaron sentir altos niveles de estrés. La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo considera el estrés laboral como uno de los mayores problemas en el trabajo debido  a que se encuentra entre las principales causas de enfermedades cardiovasculares o musculo-esqueléticas.

El estrés y la fatiga relacionas con el trabajo afectan el rendimiento y la efectividad de las empresas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés laboral como  “el resultado del desequilibrio entre las exigencias y presiones a las que se enfrenta el individuo por un lado y sus conocimientos y capacidades por otro”, además lo cataloga como una epidemia mundial y revela que el estrés laboral se convertirá en la nueva epidemia del Siglo XXI. Los efectos del estrés sobre la salud de los trabajadores son bastante bien conocidos y pueden ir desde pérdida de concentración, menor capacidad para asimilar información, una disminución del rendimiento hasta aumento de los errores en las tareas diarias y enfermedades cardiovasculares, como hipertensión arterial.

En Colombia los riesgos psicosociales  se generan sobretodo en actividades de atención al público, posturas que producen cansancio o dolor, trabajo monótono y cambios en los requerimientos de la tarea. Igualmente, en Colombia se vive una crisis en la estabilidad laboral ya que es frecuente la contratación por terceros y modalidades de contratación a corto y mediano plazo.

¿Cómo las familias colombianas pueden plantear objetivos a largo plazo si no cuentan con estabilidad laboral?

Y es que a pesar de que desde 2008, se cuenta con la Resolución 2646, por la cual se establecen disposiciones y se definen responsabilidades para la identificación e intervención de riesgo psicosocial en el trabajo, los adelantos tangibles al respecto han sido mínimos.

Los riesgos psicosociales en Colombia son prevalentes en una gran gama de profesionales y actividades económicas debido a que son el resultado de industrialización y la economía  neoliberal moderna. Para conocer más sobre Síndrome de Burnout en profesionales de la salud en Colombia, da clic aquí

Los trabajadores colombianos están sometidos a altos niveles de presión en términos  productividad y un excelente desempeño, pero las políticas empresariales carecen de incentivos físicos, psicológicos y monetarios para fomentar esos niveles de desempeño laboral.

Los costos relacionados con la falta de seguridad laboral  van más allá del valor económico y financiero asociado con  pérdidas de años laborales y discapacidad, se extienden al costo social y cultural, ya que las consecuencias de la  minería ilegal y la presencia de factores psicosociales adversos  son inmensurables y ya los colombianos están pagando un precio demasiado costoso debido a estás problemáticas.

C:\Users\felipe\Downloads\Ideas para reducir.png

Si te gustó este reportaje, danos un me gusta y comparte con tus amigos y familiares.  Recuerda que eres bienvenido a dejar tus comentarios.

Te puede interesar nuestros artículos sobre:  

Ideas para tener una alimentación saludable este 2018.

Sabías que 1 de cada 18 mujeres en Colombia sufre del corazón.

 

 

El papel de la familia en nuestro bienestar

 

Si alguna vez se ha preguntado cómo influye la familia en su desarrollo como individuo, quizás es porque no es un tópico frecuente o muy sencillo de comprender. En parte, porque el núcleo familiar moderno presenta dinámicas variables en las cuales los integrantes tienen algún parentesco o están unidos por un vínculo afectivo.

 

Cuando hacemos referencia al bienestar en este contexto, tenemos que tomar en cuenta aspectos como la salud física, emocional, psicológica y social. Como todos nos manejamos en estas áreas, representan un campo amplio que ha sido bastante estudiado para darnos mayores indicios sobre cómo esto nos afecta.

Familia, Puesta De Sol, Playa, La Felicidad, Verano

5 aspectos fundamentales que influyen en el bienestar

Entendiendo que el bienestar puede tener interpretaciones distintas para cada individuo, queremos enfocarnos en aspectos más puntuales de la convivencia. En este sentido, algunos expertos han identificado 6 variables que tienen incidencia directa sobre nuestra calidad de vida, que resumiremos de la siguiente manera:

 

  • Comer en familia

Una dieta balanceada, evita la probabilidad de sobrepeso, la diabetes y problemas cardíacos, que acompañada de la ingesta de 5 porciones de fruta y vegetales al día reduce en 20% el riesgo de sufrir cáncer o una enfermedad crónica. Esto debe complementarse con suficiente líquido (agua, leche y jugo), un consumo de 2.000 a 2.500 calorías y tratar de comer con lentitud.

 

Como la primera comida del día, el desayuno cumple un papel fundamental en la salud física y emocional de los niños, jóvenes y adultos. Por esta razón, comer en familia debe ser una parte importante de la rutina porque ayuda a los más pequeños en sus hábitos alimenticios. Mientras que favorece en los aspectos educativos, afectivos y mentales, preparar o compartir comidas juntos favorece la vinculación.

  • La actividad física

Man With White Shirt Riding Abicycle on a Mountain

 

Por más que lo evitemos, hay una vasta cantidad de evidencia que establece la importancia de ejercitarse. A modo de ejemplo, un programa de 5 días para medir el impacto en nuestro bienestar, probó que los adultos activos tienen un 20 a 30% menos probabilidad de morir prematuramente y 50% menos de sufrir una condición crónica.

 

Las recomendaciones de este plan son: 30 minutos de actividad moderada por lo menos 5 veces a la semana. Los más jóvenes deberían hacer una hora de ejercicio moderado que también incluya sesiones relacionadas con el fortalecimiento de músculos y huesos.

 

También le podría interesar: El deporte, la medicina más rentable

  • Crear conexiones

Muchos expertos concuerdan que establecer vínculos forma parte esencial de nuestro bienestar. El apoyo social a través de familiares, amigos, vecinos, colegas y la comunidad, dan paso a la pertenencia. Una mayor integración genera la cooperación, la tolerancia y la aceptación, evitando los efectos negativos de la exclusión social.

 

Aunque no todos estamos hechos para la interacción social, lo importante es establecer un grupo de confianza de al menos 4 personas. Además de ayudarlo con las dificultades de la vida, le permite resolver conflictos con sus hijos. Los problemas no resueltos entre padres e hijos suelen mermar el bienestar de los más jóvenes.

 

  • La importancia de jugar

Asociado con el ejercicio, las actividades lúdicas presentan aspectos como el desarrollo de la curiosidad, el aprendizaje y tener mayor conciencia de uno mismo. Esta clase de interacción entre padres e hijos estimula la formación de vínculos afectivos, ayuda a valorar el presente y organizar actividades en contacto con la naturaleza.

 

Para los niños, este aspecto tiene gran importancia en el desarrollo de la creatividad y la asimilación de técnicas relacionadas con la terapia conductual cognitiva (CBT en inglés). Su implementación ha tenido mucho éxito en varios países en donde los pequeños aprenden a comunicarse, trabajar en equipo y tener resiliencia.   

  • Favorecer el aprendizaje

https://static.pexels.com/photos/301694/pexels-photo-301694.jpeg

 

Cuando entendemos que aprender cosas nuevas ayuda a nuestro bienestar, los efectos son diversos y subjetivos. Lo importante es que afecta de forma positiva tanto la parte psicológica como emocional. Si usted hace algo que le gusta, eso se manifiesta en una mayor autoestima, mejora su confianza, optimismo y calidad de vida.

 

A pesar de que un ambiente que estimule el conocimiento no implique necesariamente una experiencia agradable para todos, el valor está en aprender. A lo largo de nuestras vidas hacemos uso de este recurso para probar cosas nuevas, establecer metas, hacer talleres o cursos, tener algún hobby y habilidades que podrían ser de utilidad en la vida.

 

La familia puede tener diversas influencias en nuestra percepción del mundo, en especial durante la etapa de desarrollo. Por esta razón muchos padres se esfuerzan a diario para crear una dinámica saludable, comprensiva y afectiva que promueva el bienestar y la salud de cada uno de sus integrantes.  

En el mundo moderno donde todo fluye a toda velocidad y esperamos resultados en tiempo real, no es de extrañar que la mayoría (si no todas las personas) no sólo deseen alcanzar el éxito profesional, sino incluso hacerlo rápido; siendo esto a su vez la consecución de un éxito en sí mismo. Por poner un ejemplo; no basta alcanzar la gerencia o coordinación a la que aspirábamos en la organización; sino también hacerlo más rápido que todos nuestros contemporáneos.

 

Estos paradigmas en lo que a realización profesional se refieren han agregado una carga de estrés extra a los ya agotados nervios de la fuerza laboral1; en especial sobre los individuos más jóvenes quienes “se sienten obligados” no sólo a triunfar sino a hacerlo rápido.


A fin de alcanzar tan demandante meta (y rápido), es frecuente asumir cargas extra de trabajo, no sólo en horas sino también en tareas,

El burnout comienza con la sobrecarga laboral

 

asumiendo incluso responsabilidades que van más allá de las que se espera para la persona; todo con el objetivo de resaltar y avanzar en la escalara de la realización profesional lo más rápido posible, pero todo ello con un alto costo: el riesgo de desarrollar “burnout”.

 

Pero… ¿Qué es exactamente el burnout?

 

Burnout es un anglicismo cuya traducción literal es “quemado” aunque la expresión que suele usarse con más frecuencia en español es la de “síndrome de desgaste profesional”. Dicho término hace referencia a la serie de sensaciones que experimenta la persona en relación al trabajo cuando este ya no es satisfactorio, siendo el origen de dichos síntomas la sobrecarga horaria, muchas responsabilidades asociadas al cargo y las grandes expectativas en cuanto a las retribuciones no sólo salariales sino también desde el punto de vista de crecimiento personal.

 

Por lo general el personal sanitario, docente, de las fuerzas de seguridad y en general todas aquellas actividades en las que el nivel de tolerancia al error es bajo tiene mayor riesgo de desarrollar el síndrome de desgaste ocupacional2 aunque esto no implica que otros profesionales no puedan desarrollarlo.

 

¿Cuáles son los síntomas del burnout?

 

Lo más difícil respecto al síndrome de desgaste profesional o burnout es diagnosticarlo, ya que en la mayoría de los casos la persona no nota que lo sufre debido a lo paulatino de la instalación de los síntomas; así pues por lo general quien suele darse cuenta es algún supervisor o colega cercano que nota uno o más de los síntomas cardinales del burnout, aunque en ocasiones no siempre lo conversan de inmediato con la persona afectada.

 

Entre los síntomas que se pueden detectar entre las personas que sufren del síndrome de burnout se encuentran3:

 

Síntomas Físicos:

Por lo general la persona siente molestias de diversa índole, que van desde dolores de cabeza frecuentes, pasando por malestar gastrointestinal hasta casos más grave donde se presentan los síntomas clásicos del síndrome de fatiga crónica e insomnio crónico.

 

Síntomas Conductuales:

Disminución del rendimiento laboral, falta de motivación para asumir nuevas tareas, aumento del ausentismo; desánimo para lograr los objetivos del cargo; alteraciones en la interacción con los compañeros de trabajo (tanto pares como superiores)

 

Síntomas Afectivos:

Incapacidad para disfrutar la actividad laboral; sensación de que “el trabajo se consume toda la vida” sin dejar espacio para otras actividades. Por lo general cuando se presentan estos síntomas la persona tiene problemas en el entorno laboral asociados a problemas en el trabajo.

 

Generalmente los síntomas son de inicio insidioso, aumentando su intensidad conforme pasa el tiempo, y sumándose entre sí. De no tratarse, la persona puede llegar a verse incapacitada para ejercer sus tareas laborales cotidianas4.

 

¿Se puede tratar el síndrome de desgaste ocupacional?

 

Si bien el síndrome de desgaste ocupacional se puede tratar mediante intervenciones a nivel individual (psicoterapia, cambio de puesto de trabajo, terapia conductual, etc.) y a nivel organizacional (modificación de las cargas de trabajo, incentivos monetarios, premios –como vacaciones pagas o becas para los hijos-) lo ideal es prevenir la instalación del problema ya que una vez que este aparece, aunque se trate, es muy fácil recaer.

En este sentido lo ideal es mantener a raya el burnout; y eso sólo podemos hacerlo interiorizando un estilo de vida que nos permita “trabajar para vivir” y no “vivir para trabajar”.


Así pues, es muy importante establecer metas profesionales con lapsos de tiempo razonablemente largos; aceptando que habrá dificultades que podrían hacer que este se prolongara, sin que esto signifique incapacidad de nuestra parte.

Trabajar para vivir, no vivir para trabajar

 

Así mismo debemos tener muy claro nuestra aspiración económica. ¿Cubro mis necesidades y la de mi familia con mi ingreso?, ¿De verdad necesito trabajar horas extra para mantener mi nivel de vida?, ¿El ingreso extra que percibo retribuye el sacrificio personal? … Al responder todas esas preguntas con sinceridad, en el interior de nosotros mismos podremos saber que tan grande es la carga de trabajo que podemos soportar con seguridad.

 

Finalmente hay que practicar regularmente técnicas de control de estrés como el yoga, ejercitarse regularmente y comer de manera balanceada; todo esto con la finalidad de tener una vida plena y saludable de la cual el trabajo forme parte; de lo contrario podríamos comenzar a llenar vacíos la actividad laboral poniéndonos en riesgo de terminar “adictos al trabajo” (workaholics) y eventualmente padeciendo el síndrome de desgaste profesional, con serias consecuencias negativas no sólo en nuestra realización profesional sino para nuestra vida en general.

Las cosas deben tomarse con calma, no hay apuros.

 

1 Buzzetti, Marcela (2005). «Validación del Maslach Burnout Inventory (MBI)». En dirigentes del Colegio de Profesores A.G. de Chile. Memoria para optar al título de Psicólogo, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile. p. 140.

2 Bosqued, Marisa (2008). Quemados, el síndrome del Burnout: qué es y cómo superarlo. Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica, S. A. p. 208

3 Weber, A., & Jaekel-Reinhard, A. (2000). Burnout syndrome: a disease of modern societies?. Occupational medicine, 50(7), 512-517.

4 Ahola, K., Gould, R., Virtanen, M., Honkonen, T., Aromaa, A., & Lönnqvist, J. (2009). Occupational burnout as a predictor of disability pension: a population-based cohort study. Occupational and environmental medicine, 66(5), 284-290.

5 Elliott, T.; Shewchuk, R.; Hagglund, K.; Rybarczyk, B.; Harkins, S. (1996). "Occupational burnout, tolerance for stress, and coping among nurses in rehabilitation units". Rehabilitation Psychology. 41 (4): 267–284.

 

 

Suscribir

registro

foro

© Copyright 2016 - 2018: Beplus (Be+) || Science Marketing SA || Aviso Legal - Terminos y Condiciones