Loading.....

Camilo León Wesso
Author: Camilo León Wesso
Comunicador social. Universidad Central de Bogota

Hoy la EPS Medimas está inmersa en una crisis de salud que tiene a gran parte de sus afiliados en un laberinto sin salida. Cuando se asomaba una esperanza para solucionar los problemas que dejó la extinta Cafesalud, hoy los pacientes se enfrentan a una realidad que revive los malos recuerdos al momento de acceder a un servicio médico.

Por cuenta de una ola de reclamos en casi todo el país, la nueva EPS está bajo observación. Tres entidades le  siguen los pasos a esta empresa que tenía la misión de reemplazar a Cafesalud pero a sus primeros 45 días de funcionamiento el panorama no da para ser optimistas. Recordemos que en julio de este año un consorcio llamado Prestasalud, integrado por diversas IPS, compró Cafesalud por 1.45 billones de pesos.

El negocio de  atender a 6 millones de personas se hizo en medio de críticas realizadas tanto por la Procuraduría como por el Senador Jorge Robledo, quien había advertido de las irregularidades del proceso. El congresista había manifestado que la transacción implicaba un atentado a la salud de los colombianos ya que su venta fue irregular por existir un solo proponente.

Lo que era la solución para frenar la corrupción de la extinta Cafesalud, resultó insuficiente. Pues siguen los reclamos por la falta de atención médica, y es que según un usuario “el cambio no ha sido nada bueno, no sabemos si fue peor la cura que la enfermedad, sólo ha sido nuevo nombre, los problemas siguen siendo los mismos y cada día más difícil las reclamaciones”.

El gobierno debe ser garante de la salud como un derecho por tanto debe accionar un plan para que se le garantice el bienestar a la población y deje de persistir la lógica de mercantilizar la salud en detrimento de la calidad del servicio.

Qué medidas se han tomado

A partir de un estudio realizado por la Procuraduría entre el 1 de agosto  y el 4 de septiembre, se registraron 10.095 quejas de los usuarios, de ellas 1,996 reflejaban la falta de eficacia al agendar citas con especialistas, así como la entrega de medicamentos.

Ante la difícil crisis que vive la EPS, la misma Procuraduría solicitó a la superintendencia de salud que interviniera a Medimás. Pero los llamados no se limitan a este ente de control, pues la Defensoría del Pueblo instó a la misma acción. En un ejercicio similar de 10 días, la defensoría realizó una visita a IPS de 36 regiones y dejó una lista de inconsistencias: no hay continuidad en los tratamientos, faltan autorizaciones, faltan citas médicas con especialistas y hay mala atención en las líneas de atención.

Frente al delicado tema la Defensoría del Pueblo se trazó una ruta conjunta entre Medimás, Súper Salud y MinSalud con el propósito de mejorar y potenciar las medidas más urgentes. Sin embargo esto parece un ultimátum para la EPS, pues el mismo defensor del pueblo advirtió que si no se cumplen las demandas de los usuarios en el término de dos meses, apelará por instancias judiciales para que un juez ordene el traslado de los usuarios.

Hoy los hechos le dan la razón a los críticos de la venta de Cafesalud, pues al parecer el remedio resultó más grave que la enfermedad. El Estado tiene una deuda con los ciudadanos y con la paciencia de los pacientes, debe emprender una nueva dimensión de lucha frente a estos obstáculos que impiden un derecho a la salud digno.

 

 

Suscribir

registro

foro

© Copyright 2016 - 2018: Beplus (Be+) || Science Marketing SA || Aviso Legal - Terminos y Condiciones